Por primera vez desde que Ronald Reagan se dedicó a atacar a la Unión Soviética en 1980, un candidato presidencial norteamericano hizo campaña de manera activa contra los intereses nacionales de otro país. Al amenazar con deportar a todos los inmigrantes indocumentados —aproximadamente la mitad mexicanos—, construir un muro en la frontera con México y acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el cual es más importante para México que para Estados Unidos, Donald Trump convirtió a México en uno de los asuntos centrales de la campaña. No obstante, no pudimos, no supimos, no quisimos participar en la campaña: lo peor de ambos mundos. Después de tanta pasividad e inhibición, debemos partir de una nueva realidad en la relación entre los dos países y las dos sociedades. Sería un gravísimo error hacer como si no hubiera sucedido nada, como si todo fuera a seguir igual.

Se ha generado de manera abierta, explícita y franca —diría yo sincera y desvergonzada— un sentimiento antimexicano en Estados Unidos que, o bien no existía antes, o bien no daba la cara antes. Hoy en día dentro de amplios sectores de la sociedad norteamericana, no sólo en algunas islas de racismo en estados como Arizona y Alabama, o en comunidades como Hazelton, Pensilvania o Butler County, Ohio, o en algunas coyunturas —la propuesta 187 en California, de 1992— ya es aceptable ser abiertamente antimexicano. No antilatino ni antichicano, sino antimexicano: de México vienen los violadores, los narcotraficantes, los asesinos, los “bad hombres”. Este sentimiento obviamente no es mayoritario, pero se ha generalizado. Votaron más de 60 millones de norteamericanos por Donald Trump.

01-trump

Ilustración: Víctor Solís

Asimismo, ha adquirido derecho de ciudad un sentimiento antilibre comercio. Ya se volvió respetable o razonable ser fuertemente críticos de acuerdos de libre comercio pasados y futuros. Conviene recordar el tercer debate entre Clinton y Trump, cuando en varias ocasiones Trump le espetó a su adversaria que “el NAFTA es el peor acuerdo de la historia de Estados Unidos y tu marido lo firmó”. Hillary no sólo se mantuvo en silencio, sin defender el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, sino que incluso se opuso al hoy moribundo TPP.

En tercer lugar, se ha legitimado en Estados Unidos un sentimiento antimigrante, distinto al sentimiento antimexicano. Se refleja en el deseo de muchos de llevar a cabo deportaciones masivas, de ninguna manera exclusivamente contra mexicanos. El muro, de alguna manera, es esencialmente antimexicano: se ubica en la frontera norteamericana con México y la gran mayoría de los que no cruzarían, de haber un muro, serían mexicanos. En cambio, el sentimiento antimigrante que desemboca en la promesa de deportaciones masivas —a través de lo que Trump llamó un deportation task force— se aplica a los migrantes de manera pareja, no específicamente a los mexicanos.

¿Cómo deberíamos responder los mexicanos a la inminente toma de posesión de Donald Trump? No existe opción seria de diversificación: ni hoy ni desde el Porfiriato. A partir de 1890 más o menos, Estados Unidos pasó a ser el primer socio comercial, financiero, turístico, tecnológico, cultural, académico de México, y desde entonces —ya 120 años— eso no ha cambiado y no va a cambiar, debido a la inercia geográfica y cultural. La respuesta es más integración, no menos. La respuesta es una relación más estrecha, más cercana, más intensa entre México y Estados Unidos, y en la medida de lo posible con Canadá, sobre todo ahora que cuenta con un gobierno tan ilustrado como el de Justin Trudeau. Más integración en varias direcciones.

 Primero, en materia de comercio, de salarios y de empleos, tenemos que entender en México, pero también deben entender en Estados Unidos, que sí hay perdedores con el TLCAN: muchos perdedores, en Estados Unidos y en México. Tal vez en ambos países sean minoritarios, pero se trata de minorías significativas. Para ellos había y hay políticas de mitigación, de compensación, de apoyo, de formación, de capacitación en ambos países que no se han puesto en práctica. Mientras su aplicación no ocupe un lugar central en los dos países, se extenderá aún más el sentimiento antilibre comercio o antiglobalización que le dio la victoria a Trump (y al Brexit). Esto abarca también el tema de los salarios en el caso de México, y de los empleos en el de Estados Unidos.

 La lógica del TLCAN es infernal: que se mantengan bajos los salarios en México para que los empleos de Estados Unidos se desplacen a México para incrementar la competividad de las empresas y de la región norteamericanas. Esto beneficia a ambos países, pero también los perjudica. En Estados Unidos hay gente que pierde su empleo —un buen empleo— y lo ve sustituido con un mal empleo. En México se mantienen bajos los salarios para atraer inversión norteamericana. Así, a la larga, no sólo no ganan los dos países, sino que pierden. En todo caso, ganan en un registro, pero pierden en otro.

Debe haber algún tipo de negociación entre México y Estados Unidos, entre sus empresas y gobiernos respectivos para alcanzar salarios más elevados mediante acuerdos mínimos —no a nivel nacional sino en determinadas industrias o regiones, una por una— y lograr una hemorragia de empleos menor, más pausada, tomando en cuenta jubilaciones anticipadas, movilidad laboral, y otros factores.

El caso más obvio y más fácil, aunque de ninguna manera desprovisto de complejidad, es la industria automotriz. Hay más de 700 mil trabajadores correspondientes en México, desde autopartes hasta el ensamble final. No todas son norteamericanas, por supuesto, pero la mayoría sí. A los trabajadores de la industria automotriz en México se les pagan salarios inaceptables: de seis mil a ocho mil pesos al mes en promedio y al comienzo —entre poco menos de 300 y 400 dólares mensuales. Un empleado en la misma empresa en Michigan gana casi 30 doláres la hora: dependiendo del tipo de cambio y de horas extra, hasta 30 veces más. La dinámica es insostenible. Por ello, y por muchas otras razones, debemos cambiar. Pero para hacerlo debemos saber con qué canicas contamos y qué actitud deseamos adoptar.

El presidente Enrique Peña Nieto ha optado por un acercamiento no contencioso. Desde su bochornosa invitación a Trump en agosto, en repetidas ocasiones ha intentado satisfacer las exigencias de Trump. Ha aceptado reabrir las discusiones del TLCAN y ha limitado el debate acerca de “el muro” a quién pagará por él… no si debiera construirse. Peña Nieto ha dicho que ayudará a los mexicanos a quienes Trump dice que deportará, pero no ha esgrimido una postura firme contra las deportaciones en sí mismas.

México no tiene por qué apaciguar a Trump así. Puede contraatacar. No ganará todas las batallas, pero podría lograr más mediante la oposición al nuevo presidente, aumentándole el costo de sus políticas antimexicanas. Cuenta con múltiples fichas para hacerlo.

Sobre el TLCAN, México simplemente puede decirle a Washington que no está dispuesto a renegociar el tratado. Hay razones para crear acuerdos secundarios para complementar el tratado y abordar problemas como la devaluación de la moneda, los salarios, energía, derechos humanos, migración, o insituciones permanentes. Pero la idea de renegociar el TLCAN debería ser completamente inaceptable para el gobierno mexicano, por un sencillo motivo: abrir un proceso de esa naturaleza detendría el flujo de inversiones a México por lo menos el tiempo que durara la negociación.

Si el gobierno de Trump decide abandonar el TLCAN en respuesta, pues que así sea. Trump sería responsable de terminar con un acuerdo que mantuvieron tres presidentes estadunidenses, cinco mexicanos y seis primeros ministros canadienses a lo largo de los últimos 22 años y que, a pesar de sus defectos y decepciones, ha funcionado razonablemente bien. La culpa de retirarse del tratado sería suya. Muchos intereses comerciales estadunidenses y diversas fuerzas políticas, incluyendo numerosos republicanos, se resentirían con Trump por hacerlo. El daño a la economía mexicana sería significativo, pero superable. Sin embargo, una renegociación prolongada del TLCAN podría ser aun peor, con años de incertidumbre que desalentarían la inversión en el país.

En cuanto a las deportaciones, contamos con varias opciones. En primer lugar, seguir el ejemplo de la asamblea legislativa de California, que aprobó partidas de varios millones de dólares a principios de diciembre para apoyar a los indocumentados en vías de deportación con abogados, traductores, trabajadores sociales, albergues para sus familias y otras necesidades. Las probabilidades de ganar en una audiencia de deportación si se cuenta con un abogado se multiplican por tres en Estados Unidos. El proceso es largo y doloroso, pero los legisladores californianos le apuestan a la congestión del sistema jurídico migratorio para combatir y detener las deportaciones. México debe hacer lo mismo, de dos maneras.

En primer lugar, el Congreso debe asignar ampliaciones presupuestales importantes para nuestros 50 consulados en Estados Unidos con el fin de contratar más personal local, más abogados, más tiempo-aire en los medios para instar a los mexicanos en vías de deportación a no aceptar la repatriación voluntaria y pelearle en una audiencia y ante los jueces de migración. El propósito debe ser el mismo: sobrecarga el sistema para disuadir a las autoridades norteamericanos de su locura.

En segundo lugar, de la mano con Honduras, El Salvador y Guatemala, México puede afirmar legalmente que recibirá de regreso sólo a quienes Estados Unidos pueda probar que en efecto son mexicanos; los países del Triángulo del Norte pueden hacer lo mismo. Esto tendría que llevarse a cabo mientras se encuentran en Estados Unidos. Ya que muchos inmigrantes mexicanos no autorizados carecen de documentos, esta medida trasladaría el costo político y económico de la deportación de México a su vecino del norte. Habría casos pendientes, litigación y centros de detención abarrotados. Las redes sociales transmitirían escenas de niños separados de sus padres atrapados en el limbo legal. Esto podría equivaler a una catástrofe humanitaria, algo que nadie quiere ver. Pero al igual que con el rechazo a la repatriación voluntaria, la comparación no debe hacerse con el statu quo. En vez de eso, debería realizarse con las millones de deportaciones prometidas por Trump. Puede que a sus simpatizantes no les importe la consumación de esa terrible amenaza, pero a muchos otros estadunidenses sí. El clamor consiguiente podría obligar a Trump a abandonar sus intentos detestables de deportaciones masivas.

¿Y qué hay del muro? Es absurdo que México diga que no le importa mientras no tenga que pagarlo. El gobierno mexicano debería oponerse por completo a su construcción. Construir un muro fronterizo es un acto hostil; enviaría un mensaje terrible al mundo. El costo y el peligro de cruzar sin documentos se elevarían, lo que aumentaría el lucro y las rentas extraordinarias para las mafias del crimen organizado.

Una vez que México anuncie su oposición al muro, debemos recurrir a todas las herramientas legales, ambientales, políticas, sociales, culturales y regionales para detener la construcción. Hay que movilizar a las comunidades binacionales en Arizona, California, Nuevo México y Texas contra la construcción del muro, hasta que el costo de perseverar con esa idea absurda se vuelva demasiado alto para Trump. Las ciudades binacionales, como Ciudad Juárez-El Paso, deberían organizar manifestaciones y presentar demandas para tratar de asegurarse de que un muro hostil construido por Estados Unidos no las divida.

 Otra canica: México puede aprovechar la decisión de California de legalizar la marihuana recreativa o lúdica. A pesar de la victoria de Trump, la aprobación de la propuesta en el estado más poblado de Estados Unidos hace que nuestra guerra contra las drogas se vuelva ridícula. ¿Cuál es el propósito de enviar soldados mexicanos para que quemen sembradíos, busquen tráileres y ubiquen narcotúneles si cuando la marihuana llegue a California podrá venderse en el equivalente del Oxxo local? Pero en vista de las agresiones de Trump, existe una razón complementaria para que el país adopte una actitud pragmática de aceptación tácita frente a las exportaciones de marihuana mexicana a Estados Unidos. El gobierno de México no tiene por qué cooperar con un régimen hostil en Washington. En vez de eso, nuestras autoridades simplemente deberían hacerse de la vista gorda.

Contamos con otra ficha: nuestra frontera sur. De acuerdo con varias versiones recientes, después de las elecciones en Estados Unidos se ha producido un incremento significativo en el número de migrantes centroamericanos que han emprendido el peligroso y caro camino hacia ese país. Ahora se trata de familias enteras y de un fenómeno lógico. Trump ha dicho que va a construir su muro, y sería sensato que personas que tienen la intención de algún día irse a Estados Unidos, desde El Salvador, Honduras o Guatemala decidieran emprender el viaje ya, antes de que se erija dicho muro. En vista de que la violencia en esos países persiste, tendría mucho sentido que las personas aterradas por la situación en sus países decidieran irse, estando aún Obama en el poder.

Cuando se produjo la primera ola de menores de edad no acompañados buscando llegar a Estados Unidos, en julio de 2014, el gobierno de Peña Nieto decidió aceptar la solicitud de la Casa Blanca de ayudar a detener el flujo. El razonamiento era atendible. Había que evitar que se desatara una histeria antiinmigrantes en Estados Unidos, justo cuando parecía posible legalizar a millones de indocumentados. Dicho eso, las autoridades mexicanas desistieron de adoptar una de las dos posibles actitudes para cualquier país atrapado en esta situación.

Hubieran podido decidir que para México la mayoría de las personas que proceden del Triángulo del Norte huyen debido a un temor bien fundado de persecución, por sus vidas, sus bienes, sus comunidades, etcétera. Es decir, son refugiados, y deben ser tratados como tales: no deportados, sino protegidos en campamentos de refugiados bajo la supervisión del Alto Comisionado para Naciones Unidas de Refugiados, ACNUR. En todo caso, al término de 30 días deben abandonar el país hacia donde ellos quieran: su país de origen u otro, por ejemplo Estados Unidos. La otra posibilidad era adoptar la actitud de Turquía. Cuando la canciller Merkel le pidió al presidente Erdogan, hace poco más de un año, que detuviera el flujo de refugiados sirios y afganos hacia la Unión Europea, el cínico de Erdogan respondió afirmativamente, pero con varias condiciones: que se reanudaran las pláticas con la Unión Europea (UE) para el acceso de Turquía a la misma, que se eliminara el requisito de visas para nacionales turcos que viajaran a Europa, seis mil millones de euros al año para atender a los refugiados que permanecieran en territorio turco, y una especie de programa de uno por uno con la UE; por cada refugiado que Turquía aceptara de Siria o Afganistán, la UE aceptaba un inmigrante turco.

Hoy no tiene el menor sentido que México le haga el trabajo sucio a Estados Unidos con Trump como su presidente, si éste quiere construir muros, deportar a mexicanos o revisar el Tratado de Libre Comercio. Detener o no a los centroamericanos en la frontera sur o dejarlos pasar libremente hacia la frontera norte debe ser una de las fichas de negociación que México utilice en la confrontación venidera con Trump.

Una penúltima canica consiste en nuestra capacidad de negociar en paquete este conjunto de temas, mientras que los estadunidenses siempre prefieren, y casi siempre sólo pueden, negociar frente por frente. Es cierto que la ortodoxia de la cancillería mexicana, y del priismo en su conjunto, ha tendido a preferir la compartimentalización de los asuntos, supuestamente para que ninguno contamine a los demás. Pero hoy nos conviene mucho más armar un paquete de todas las fichas que hemos enunciado y tratarlas en conjunto. Por varias razones, y una en particular, que convierte la estrategia negociadora en un canica más. En Washington las agencias involucradas en la relación con México suelen ser muchas, independientes, mal coordinadas y en conflicto unas con otras. Más aún al principio de una administración que carece de experiencia en materia internacional. Presentando nosotros un paquete, y ellos llegando separados a la mesa de negociación, llevaremos una ventaja —ciertamente marginal— pero quizás decisiva. Sobre todo si recordamos que para los negociadores mexicanos el tema de Estados Unidos es primordial y objeto de experiencia y de estudio; para los norteamericanos el tema mexicano no lo es.

Una última moneda de cambio en nuestra cartera consiste en las banderas que podemos izar en estas vencidas. Se centra en el tema de los valores, uno de los posibles ejes de la postura mexicana —sociedad y gobierno—, aquí y en Estados Unidos, durante estos años aciagos. Con toda la hipocresía que se quiera, ese país ha sido la cuna, el baluarte y un actor importante de la defensa de los valores de Occidente desde hace dos siglos. Éstos hoy se ven amenazados por Trump y por muchos de los integrantes de su equipo. México puede volverse uno de sus defensores, quizás el primero, por ser nosotros los más afectados por Trump.

¿De qué valores se trata? Para empezar, los derechos humanos y la democracia, y el combate a todas las posturas que los contradicen: el racismo, la xenofobia, la misoginia, la homofobia, el antisemitismo. La defensa del orden jurídico internacional existente, de las organizaciones multilaterales y regionales que lo acompañan, de las ideas aún exageradas de libre comercio, de libre circulación de bienes, capitales y personas, del derecho internacional humanitario, son banderas que México podría adoptar y transformar en la punta de lanza de la resistencia contra Trump.

Habrá muchos países que nos acompañen tanto en América Latina como en Europa, pero al final tenemos que ser nosotros los primeros en levantar la voz a favor de estos valores. Muchos se preguntarán quiénes somos nosotros para hablar de derechos humanos. Hay algo de cierto en eso, pero si dejamos atrás las guerras absurdas de Calderón-Peña y las consiguientes violaciones a los derechos humanos, tal vez sí podamos hablar de ellos.

Esta ficha se relaciona estrechamente con nuestras opciones dentro de Estados Unidos. En la normalidad histórica del nexo entre ambos países nuestra relación privilegiada se concentra de modo inevitable con el Poder Ejecutivo, y dentro del Poder Legislativo, con quienes detentan la mayoría en ambas cámaras. Pero en las circunstancias actuales tal vez resulte más sensato, audaz y viable, dejar en una especie de stand by el vínculo con el Ejecutivo, salvo en lo que sea absolutamente indispensable e inercial, y buscar aliados entre las fuerzas opositoras a Trump para poder defendernos en estos años.

¿Quienes? Primero, al derrotado Partido Demócrata, tanto en sus liderazgos visibles como entre sus representantes en el Congreso, en las gubernaturas, alcaldías y otros puestos de elección popular. Enseguida, a los sectores hispanos, tanto de segunda o tercera generación, así como los ciudadanos mexicanos en Estados Unidos, con o sin papeles. Otros sectores importantes son la iglesia católica, la comunidad judía y algunos sindicatos que si bien pueden no ser nuestros aliados en los temas del TLCAN, sí lo pueden ser en materia migratoria y de deportaciones. Y, en general, todos los demás sectores liberales en Estados Unidos: la mayoría de los medios de comunicación, las universidades, las fundaciones y buena parte de las organizaciones de la sociedad civil norteamericana.

¿Se molestarán los republicanos y el propio Trump con esto? Probablemente sí. ¿Tenemos alternativas? Probablemente no. Algo similar ocurrió entre México y Estados Unidos a propósito de Centroamérica en los años ochenta, durante los conflictos centroamericanos. Los gobiernos de López Portillo y De la Madrid terminaron hablando más y sintiéndose más cercanos a los sectores opositores a las guerras de Reagan en Centroamérica que con el Ejecutivo de Estados Unidos. No es una mala lección. Podría ser útil ahora para México.

Ninguna de esas posturas estará libre de riesgo para México. Podría haber represalias de Estados Unidos, contragolpes en algunas regiones y crisis humanitarias. Un gobierno mexicano débil y poco popular quizás no resista la presión de Trump.

 

Jorge G. Castañeda
Secretario de Relaciones Exteriores de México de 2000 a 2003. Profesor de política y estudios sobre América Latina en la Universidad de Nueva York. Su más reciente libro es Amarres perros. Una autobiografía.

Armando Ríos Piter
Abogado y economista. Actualmente es senador del PRD por el estado de Guerrero.

 

59 comentarios en “México frente a Trump

  1. Interesante. Se trata de una buena estrategia para que México no se quede paralizado ante la amenaza que representa Trump. Pero hay algo que nuestro reconocido Jorge G. Castañeda no dice explícitamente: El gobierno de Enrique Peña Nieto no tiene la decisión ni la autoridad moral -ante los mexicanos y ante el mundo- para emprender un proceso de defensa de nuestra soberanía como el que se detalla.

    • Si reconoce la debilidad diciendo “Un gobierno mexicano débil y poco popular quizás no resista la presión de Trump.

    • El Sr. Castañeda habla mucho de retar a los EEUU en todos los terrenos, pero me gustaría saber por qué en tiempos más propicios para la diplomacia nunca pudo hacer realidad su famosa “enchilada completa” y lo que hoy tendremos que enfrentar es mucho más complejo que esa famosa “enchilada”: es un cambio drástico en los paradigmas del libre comercioque se está dando en todo el mundo… y él propone resolverlo con bravatas… pero él no pudo ni con menos… es un evidente degustador de los tacos de lengua.

    • Todo lo expuesto por el artículo de Castañeda y Ríos Piter es muy interesante y, por lo tanto, sería deseable que se pusiera en practica. Sin embargo, en un escenario de recursos limitados para tomar medidas opositoras al gobierno de Trump, el tema principal deberá ser que México simplemente le diga a Washington que no está dispuesto a renegociar el TLCAN. En cambio, hay razones de fondo para crear acuerdos secundarios (“side agreements”) para complementar el tratado y abordar problemas importantes. Veremos.

      • Todo lo que se pueda decir acerca de lo que hizo no hizo Jorge Castañeda, no tiene ninguna importancia ya que lo que no se hizo pues no se hizo y ahora se trata de defender nuestra integridad en contra de una amenaza, me parecen buenas las apreciaciones de Castañeda y es algo que debemos tener en cuenta, el enemigo esta listo para atacar en cuanto asuma el poder y lo que debemos hacer es estar unidos y preparados para responder de la mejor manera y estas ideas me parecen acertadas.

  2. De acuerdo con la estrategia general y agradezco la lectura en relación al TLCAN, ya que no soy experto en eso. Ahora, con la oposición de México al muro (pagado por USA) estoy en desacuerdo, porque cuando un vecino quiere construirte un muro, por irracional, inutil e inclusive dañino (ecológia) que pueda ser. Es “su lado del patio”. Pero si le pensamos bien sabremos que los que deciden, ni siquiera lo quieren construir porque en el fondo, sabemos que no es una solución. Es en la palabras de Newt Gingrich “just a device”.

  3. La expresion “yanquis go home” es de uso comun en latinoamerica, y seguro que muchos de los que extranjeros q hoy viben en USA la han gtitado mas de una vez… y jamas he visto ningun revuelo entre los gringos por eso…. viene un gringo y dice lo que su libertad le petece y es acabo de mundo…. ese es su pais y alla como quieran expresar su nacionalismo. Estan en su derecho asi como tengo yo de decir… yanquis. Go home.

  4. “un gobierno débil y poco popular quizás no resista la presión de Trump” marca ya que el de EPN está fuera de estas posibilidades en jugar a cabalidad nuestras “canicas”…

  5. Es el mejor análisis de estrategia para que México inicie acciones para contener las ansias de DT de darle por lo que más le duele al país, la repatriación de miles de connacionales y con ello el deterioro económico de miles de familias que dependen de los veinte mil millones de dólares q se reciben anualmente y que se gasta aqui en nuestro México.
    Deseo que no se inicie tarde el contraataque, porque hay q verlo asi…Se nos anunció la guerra moral y económica, y pareciera no ir dirigida a nosotros.
    Ojalá no lleguemos tarde y recrudezca la ya economía de mantenimiento sin crecimiento a la que estamos por alcanzar.
    Felicidades Sr Castañeda y Rios

  6. Considerando que con la deportación de Mexicanos, llegarían estos a México y se agudizaría la falta de trabajos. Por qué razón no involucran el “tratado de bucareli” para que México pueda crear más empresas y empleos.

    • Luis Rynoso: Explica por favor como podria ayudar la involucracion del “tratado de Bucareli” para que Mexico pueda crear mas empresas y empleos, para dar trabajo a los deportados de Estados Unidos por Trump.

  7. Cada punto planteado se puede discutir o enriquecer, pero el problema reside en que el actual gobierno mexicano “encabezado” por EPN, no tiene la menor intención de realizar alguna de estas acciones, de hecho no tiene estrategia alguna para enfrentar a Trump. Mejor es necesario discutir propuestas que partan de la Sociedad Civil, de Organizaciones No Gubernamentales, colectivos, etcétera, que permitan apoyar a los mexicanos de ambos lados de la frontera.

  8. Es la primera estrategia general de defensa contra el ataque Trump a México que veo, me parece lógica, también difícil, aun si el gobierno de Peña Nieto no fueta tan impopular, pero creo que si lo intentara, con algo que se gane (y podria ser mucho) podría mejorar su popularidad.

  9. No hablan de los poderes facticos de EU.
    Que les conviene o que no. El petróleo, gasolina, armas, drogas; China, Rusia, México; déficit, UE.; regiones mexicanas, bancos, reservas, oro. Esa es la real política.

  10. Aunque no comulgo mucho con sus ideas, estas me parecen muy objetivas, sobre todo el tema de recibir a los mexicanos que demuestren de una manera fehaciente que lo son,esto desde luego tendria costo terrible, para ambos países, pero bueno mucho mas para ellos

  11. Ubíquense que estamos en la etapa de los penales, no es tiempo reglamentario ni tiempo extra, los “gringos” ya están por comenzar a tirarlos, así que superen esa barrera mental de que EU nos arregle el mundo y exijamos creación de trabajo, salud, educación y desarrollo a quienes tienen la obligación constitucional de otorgarla.

  12. Esas canicas las podría jugar un estadista y su gabinete. Pero Peña no es estadista y no hay gabinete, son sólo un grupo de delincuentes olfateando dónde robar con más facilidad. Ése será el enfoque de ésta administración ante este y cualquier otro problema.

    • Completamente cierto, ni Peña es un Estadistas, ni tiene un gabinete real, ni Peña es un lider político, es un presidente ilegitimo, elegido por masas de individuos comprados con una torta, un boing y 100 pesos. Además a Peña o le interesa la política, a él le importa seguir llenando los costales en los años de Hidalgo y el de Carranza.

  13. La mejor reflexión sobre el Sr Trump lo ha manifestado públicamente Greg Popovich. Hay margen de incremento significativo de sueldos en Mexico y seguir dando los beneficios del TLC que mencionas y así tener una vida con mayor dignidad pero las utilidades (avaricia)de las empresas . La legalización de los inmigrantes en USA seguirá siendo cíclica en tiempos electorales, la deportación masiva lleva décadas y cada vez se ven mas inmigrantes con gran diversidad en USA menos mexicanos en proporción. Que pena del presidente (porque no se merece mayúscula) su actuación durante la visita de Trump , que remato negativamente la dignidad Mexicana ,que se podrá esperar de el en el futuro??
    Mexico es un País grandioso con todos los recursos que son explotados en contra del País por la 3ra generación política en Mexico la entropía es exponencial cuando debería ser primer mundo!!

  14. Urge considerar como resolver el grave problema de la falta de soberanía alimentaria. Ojalá puedan hacer propuestas interesantes…

  15. Falla totalmente el diagnóstico del TLC, este no fue diseñado para ayudar económicamente a los 3 naciones, su objetivo principal era y sigue siendo permitir que las principales compañías y conglomerados empresariales de los tres países tengan un campo propicio para su pleno desarrollo, pasando a segundo término los aspectos de generación de empleo, niveles salariales, protección ambiental, seguridad social, etc. En USA no solo desaparecieron cientos de miles empleos por la emigración de compañías a México sino que numerosas plazas laborales disponibles se pauperizaron, gracias a un salario mínimo que se rezagó en relación al aumento del costo de la vida, al igual que en México. La invasión y saquéo de mineras canadienses en nuestro país es otro ejemplo. Si Trump realmente quiere modificar el TLC en favor del pueblo gringo, va a ser casi imposible tomar en cuenta las necesidades mexicanas y mucho menos de sus propios trabajadores.

  16. Los puntos mencionados por Castaneda y Rios Piter no funcionan precisamente porque necesitamos confronter a Trump de la unica manera que entiendan. Necesitamos visitor el tratado de NAFTA que no ayuda a la gente trabajadora y solo a las corporaciones. Quitarla no seria malo para nuestra clase. Cuando se les pagan 3 o 4 dolares a un Mexicano por hora, esto es un robo.
    Necesitamos ya combatir el racism que implica el Muro. De esto ya estamos anos atrasados.
    Necesitamos en efecto un plan de DECOLONIZACION. Con todo lo que hemos sufrido, creo que podemos aguantar y resistir a los Estados Unidos porque ya estan decayendo internacionalmente y tenemos los Mexicanos a mas gente en el mundo que nos apoyarian contra actos de DECOLONIZACION. Si Castaneda y Rios Piter quieren ser relevantes tienen que entender que ya no se puede tener neoliberalismo para lidiar con los Estados Unidos. Gracias.

  17. Otra Canica para cobrarle a los estadounidenses es demostrarles en cara y cobrarles la responsabilidad de cada muerto y herido en México a costa de las armas estadounidenses , bajo el sustrato que el 99% de las armas que ingresan a México lo hacen provenientes de Estados Unidos , ante la vista gorda y ganancias gordas de autoridades gringas y particulares ( llámese la asociación nacional del rifle ) .

  18. Un planteamiento incierto, pero hay que hacer algo. Quién lo va a hacer? A Peña y su gente no le veo los arrestos para emprender una acción como ésta. Recordemos que Peña cuenta con Videgaray y lo quiere promover en Relaciones Ext. Sabemos que este señor es pro yanqui, se entregaría a Trump en las primeras de cambio. Sinceramente veo un panorama muy sombrío. Tendrá que ser desde el Senado para empujar. Y algunos actores políticos con convicción. La IP también podrá movilizarse porque son uno de los afectados. Y el pueblo a no consumir productos gringos como medida de presión.

  19. Muy pertinente analizar escenarios como los aquí propuestos para implementarlos según se vayan desarrollando los acontecimientos. Sugiero dos elementos mas: intentar un acuerdo anticorrupción para la region de Norteamérica y preparar la defensa legal de los bienes de los indocumentados que eventualmente sean deportados.

  20. Son sólo 4 años de un gobierno enigma de Trump.
    La mitad con Peña Nieto y la otra mitad con un presidente “X” que pudiera ser AMLO..La moneda está en el aire..

  21. pienso que son buena ideas, pero la verdad es que no veo ningún mexicano que quiera contratacar de forma contundente, mi plan seria decirle a estados unidos que si se quiere salir del tratado de libre comercio que se salga, y decir que no pensamos renegociarlo, imponer visas a los estaunidenses, y que los estaunidense que se encuentran viviendo actualmene en mexico, deban pagar una visa por estar en mexci viviendo en caso de no hacerlo expulsarlos del país, cualquier empresa automotriz o de lo que sea que quiera quitar las fabricas para regresarlas a estados unidos, nacionalizarlas, e imponer aranceles a los productos que nos venden los gringos en el mismo nivel que los gringos nos impongan aranceles a nosotros,entre otras cosas.

    • Eso me gusta 🙂
      Recuerdo que hace 30 años los extranjeros no podían comprar propiedades en México, tenían hijos aquí para ponerlas a su nombre. Creo que algo había de bueno en ello.

  22. Buenas estrategias planteadas por Castañeda y Ríos Peter. Creo que deberían de tomarse en cuenta tanto por el Ejecutivo y el Legislativo. Por otro lado, ya se ha hablado bastante de fortalecer el mercado interno, incluso por el Ing. Slim. Esta tarea no se ha realizado, sin embargo el tránsito hacia una economía interna permitiría que los recursos se invirtieran con este propósito. No niego la importancia del TLC, al contrario, lo reafirmo con un soporte sustancial en la Economía mexicana, pero buscando la oportunidad en ese entorno, podría ser (de alguna manera) beneficioso buscar ese proceso interno.

  23. Me agrada la postura de desafío. Más vale ganar algunas batallas negociando y confrontando que, a la larga, perder todas consintiendo poco a poco …

  24. Desde que se el Sr. Trump comenzo como eje de su campana las agresiones hacia nuestro pais, debio el Gobierno principalmente haber reaccionado inteligentemente sin embargo no lo hizo. Hubo en cambio posturas que a la postre agriaron la situacion hasta desdibujarla en la actualidad. Es la primera vez que se presenta una estrategia ordenada y congruente pero, Sr. Castaneda-‘Rios, Desafortunadamente no veo en el escenario gubernamental personajes que sobresalgan, mas bien da la impresion de llevar personajes a modo de buscar dadivas o que es lo mismo ‘implorar piedad’. Yo sugeriria ‘ a la voz de se nos hizo tarde’ formar un consejo ciudadano, personajes brillantes que los hay, con experiencia en relaciones internacionales, que los hay, que quieran a Mexico, que los hay, que lleven a cabo este tipo de estrategia que – los felicito- la lleven a cabo. Saludos.

  25. Me parece excelente en la forma que plantean la relación con el Gobierno de Estados Unidos y la respuesta para Trump, pero no debemos olvidar que el Gobierno de Peña, mas se ha preocupado por engrosar la corrupción y ha mostrado incapacidad para dar solución a los problemas fundamentales, por ejemplo la justificación que da al gasolinazo, sin mostrar otras alternativas para el bienestar de la Gente, eso muestra incapacidad para Gobernar y para tomar decisiones apropiadas. Si el Sr. Trump se muestra tan enemigo de Mexico, la mejor respuesta es contra atacar permitiendo el ingreso de todos los que quieran pasar legal o ilegalmente las fronteras de estados unidos aun con sus rejas. Y no es una actitud revanchista, porque no debemos olvidar que Mexico ha sido invadido varias veces por los Estados Unidos y nuestra respuesta ha sido de agachados, no olvidemos tampoco que los Estados que nos quitaron fue bajo presión y no un acuerdo consensuado. México puede voltear au comercio con otros paises que no estan bajo la influencia Gringa y se puede demostrar que si bien hemos dependido de los Norteamericanos en muchos sentidos, tambien Mexico ha sido el interlocutor, por mandato presidencial Americano en muchas de las negociaciones que ahora desconoce el tal Trump, pero en fin, solo son ideas.

  26. Desde luego es primordial contar con un plan o estrategia como esta,también cuenta nuestra política exterior tan empobrecida últimamente nula ,y cuenta el poco o casi nulo liderazgo de EPN. Como enfrentar a Trump..si es casi un moderno Hernan Cortez,es largo el camino para que termine la actual administración y si los que Gobiernan acepten esta estrategia no tienen lucidez.. En el futuro inmediato por que Uds.no proponen un Gobierno participativo todas las corrientes deben de coadyuvar a que nuestro país salga adelante,encaminar a salvar lo poco que nos queda,mirar hacia dentro del propio gobierno y estructurar con menor gasto y nas eficacia,implica un cambio o mejor dicho una reingenieria,como propósito ser mas justo y solidario, este gobierno incluyente sería apoyado por el pueblo fácilmente, mas no se si por el poder de los hombres del $$$ no hay de otra busquemos el bienestar y la propia felicidad entre nosotros…y de aquí a que termine esta fracasa gestión gubernamental..por que no hacer un frente hombres con capacidad de convencer a toda la sociedad de estos puntos que se han referido tan atinadamente..un gran grupo negociador con todo el poder y que nos represente, podría ser diversos puntos de vista, gente del comercio , políticos preparados conocedores,Diplomáticos,y Millonarios exitosos. Sobra decir quienes..es una idea seria cono un caballo de Troya a la batalla por México vs.Trump y su intolerancia. Reciban un saludo y un agradecimiento anticipado a su dedicación en dar luz entre tanta obscuridad..

  27. Lamentablemente el gobierno que nos representa no tiene ni pies ni cabeza, le falta liderazgo, inteligencia y que no le tiemble la mano al tomar una decisión concerniente a todos estos hechos, son excelentes sus ideas pero es una lástima que nosotros el pueblo no tengamos representantes a la altura…gracias

  28. Interesantes sus propuestas, señor Castañeda, aquí el problema es que no hay intención del gobierno mexicano a oponerse a las decisiones de Trump, de acuerdo a analistas políticos, como Jenaro Villamil, Videgaray es el primer nombramiento que hace Trump.
    Me pregunto si a Videgaray le llegarán a sus manos este tipo de material para que lo tomara en consideración. Porque del Sr. Peña, sería ocioso preguntar si lee, al igual que el Sr. Nuño quien confesó que cuando le llegaba la revista Proceso, la toma y la arroja a la basura, me imagino que lo mismo hará con otros textos.

  29. Me parece interesante la propuesta de decirle a Washington NO a una eventual petición estadounidense de renegociar el TLCAN, es mejor hablar claro y jugársele y que Trump retire a Estados Unidos del tratado, que asuma la responsabilidad con las empresas norteamericanas, a tener que pasar años en incertidumbre mientras la renegociación puede durar años, y mientras tanto las inversiones detenidas.

  30. Podría ser está la acción del gobierno que le devolviera legitimidad y tal vez popularidad. Trump es el enemigo en común de todos los mexicanos.

  31. con qué autoridad moral podemos criticar la deshonestidad de nuestros políticos, si con el menor pretexto nos volvemos saqueadores…??? los podridos no nos nuestros políticos, es nuestra sociedad, de donde emanamos todos…!!!

  32. Me parece excelente la forma en la que plantea el Sr Castañeda algunas propuestas para enfrentar los ataques de Trump lo importante es que nuestro Gobierno las considere .Dale asesoría al Gobierno ¡¡ ,debemos trabajar en conjunto el Gobierno actual, los partidos, el poder legislativo , Iglesia, Universidades y los ciudadanos para desafiar a Trump.

  33. Excelentes los planteamientos de Jorge Castañeda. Ojala pudiesemos tener lideres en este país con esas tablas. Hay una cuestión que me molesta mucho que NADIE nunca menciona y es una parte gigante para la negociación. En la narrativa siempre México aparece como vendedor de bienes y servicios. Que demonios pasa con la infinidad de productos y empresas gringas que VENDEN a México??? Porque no se habla de poner aranceles a productos y empresas de USA, o sea como? a productos mexicanos 35% de arancel y cuando ellos nos vendan 0??? Esto es ridiculo, inaceptable e insostenible. Es tambien una gran estrategia de negociación amenazar con eso como contra ataque. Hay que cambiar la narrativa, romperles el esquema y ser disruptivos como lo es Trump. Porque no hay amenazas hacia ellos y nos quedamos calladitos ante sus abusos? A cambiar señores. Postulate Jorge!!

  34. me parece extraordinario este analisis, solo que para que pueda ser aplicado en la parctica se necesita un gobierno valiente y con autoridad, desgraciadamente no tenemos en Mexico ninguna de esas dos cosas, solo tenemos a sumisos luchando por sus propios intereses y un gobierno corrupto hasta la medula que seguramente esta viemdo como quedarse con los pedazos de pais que tenemos hoy

  35. yo les pregunto a todos los mejicanos quien es mas norteamericano que los indijenas de norteamerica et los mejicanos ?que pasa amigos la colonia es historia actual despierten

  36. Propuestas concretas y posibles en cierta medida. Algo mejor que la inmovilidad pasmosa que nos paralizó. Me imagino que no son las únicas que se pueden aplicar y que se pueden enriquecer;
    desde luego que Trump y su equipo, contraatacarán con su particular agresivo estilo, pero de todos modos nos atacan, mejor es que respondamos aunque nos golpeen en el intercambio. El sr. Castañeda ha demostrado que no se queda callado. Yo, como ciudadano, lo agradesco.
    Es bueno que se nos diga que podemos contestar y que no es tan fácil humillarnos, aunque seamos débiles, pero con dignidad.

  37. Desde el principio el TLCAN fue ventajoso para EU y Canadá, pero no para nosotros. El salirnos significa salir de nuestra “área de confort” como país, hacer lo que nunca hemos hecho, ser un país productor y no maquilador. Si las empresas automotrices se salen del país y quitan empleos, busquemos de manera interna el invertir en todo tipo de innovaciones técnicas y hagamos consumo interno; al mismo tiempo, busquemos quien las puede comprar; hacia abajo hay gran cantidad de países que pueden ser mercado. Los cerebros, el talento, las ganas las tenemos no sólo en los recién egresados, sino en miles de profesionistas de todas las edades que buscan contribuir, crecer y tener un empleo seguro y digno. En lugar de estar proponiendo al Sr. Slim como candidato político, que todos los empresarios y magnates del país inviertan en infraestructura en industrias automotrices, energía limpia y autosustentable, alta tecnología (Silicon Valley), tecnologías de la salud y pharma. Industria con futuro, producción que se necesita no sólo en México, sino en otros países. Al cerrar sus fronteras EU, otras se abrirán: Buscar aliados como Cuba, China, Japón, Singapur, España, Israel, entre otros; quienes se enfocan en investigación y desarrollo, pero no tienen espacio o lugar para crecer; se podría tener un tratado donde todas las naciones ganen, sin perder de vista el crecimiento económico y tecnológico de México. Sin embargo, para tener un nuevo tratado internacional se necesita quitar a todos servidores públicos y políticos actuales; que siguen dormidos en su confortable cama marca PEMEX y haciendo el mismo tipo de practicas de corrupción y robo.

  38. Es notable la preocupación que se evidencia por le número de comentaristas. No veo porqué habrían de estar mal las propuestas de Castañeda y Piter, así como otras entreveradas en los comentarios vertidos. Pero es necesario tener una visión panorámica-histórica de este problema planteado por Trump al frente del gobierno norteamericano. Primero, si no se tiene conciencia del paso y el inicio de épocas nuevas, difícilmente se puede reflexionar acerca de como actuar en estas circunstancias. La ansiedad que se vislumbra en las propuestas como en los comentarios es indicativa de que no se tienen todos los hilos en la mano, ¿cuáles hilos?, sencillamente uno de ellos el que estas circunstancias representan para México un cambio de época. O qué pensaron los políticos ratas que la bonanza del robo al erario público iba a ser eterna, mientras se dedicaron a robar, jamás se preocuparon por construir el capitalismo mexicano, en las relaciones de producción y en la mente y el espíritu de los mexicanos. Las medidas que proponen Ríos Piter y Castañeda, suponen un acuerdo en el que los políticos mexicanos se rodearían de sus gobernados y crearían un acuerdo de verdadera fortaleza interior para enfrentar al enemigo,pero que tenemos en cambio, una sesión en donde se reúnen “representantes de los sectores “, por la IP representantes de la oligarquía que obviamente no representan a la IP en su conjunto, representantes del “sector obrero” que no mueven a los obreros porque no son “verdaderos lideres” pues no actúan ni nunca han actuado en favor de sus representados, pueden eso si movilizarlos para “hacer bola”, pero no para crear una organización poderosa,porque siempre han estado vendiendo a sus representados al mejor postor (Gamboa Pascoe ¿lider?, nadamas porque era yerno del Fidel Velazquez?). ¿El gobierno es un legitimo representante de los intereses de la nación? Ni siquiera se preocupó por detener los latrocinios de los gobernadores y estimuló el falso voto de las pandillas de los partidos y de las pandillas del congreso. ¿Que clase de fortaleza interior posee el país? Trump es un político improvisado, pero sabe leer las condiciones de existencia interiores de un país como México. Como dice el oraculo I Ching: “estamos atrapados en las orillas lodosas de un río caudaloso y sin posibilidades de salir de esta situación, estamos atrapados”. Se puede salir de esta circunstancia, pero con grandes esfuerzos y entendiendo que México tiene que cambiar, empezando por deshacerse de los políticos que tienen secuestrado a México…y tenemos otros problemas como el crimen organizado y los perversos acuerdos para rematar el petroleo–gentes comoDeschamps no pueden seguir robando al país– y comprarlo los propios políticos mexicanos…Peña Nieto, los partidos políticos mexicanos que conocemos, los representantes de los poderes de la unión, todos ellos están en contra del interés general y del país…Empieza otra epoca y otra etapa de la historia de México, ese es el inicio de otros planteamientos y soluciones para México

  39. “En México se mantienen bajos los salarios para atraer inversión norteamericana.”
    En México persiste el bajo ingreso personal por la falta de productividad de las personas, causado a su vez por la educación tan pobre que reciben grandes sectores de la población. No porque exista una política nacional de impedir que le suban el sueldo a los empleados.

    ” A los trabajadores de la industria automotriz en México se les pagan salarios inaceptables…”
    Inaceptables para tí, que has vivido de pseudo intelectual. Pero no veo que le pongan a nadie una pistola en la cabeza para trabajar en esa industria. Para no ir mas lejos, es mejor ser obrero ahi que taquero informal o poner abarrotes en tu casa. Asi lo han decidido esos trabajadores, no yo.

    Estás bien pendejo Castañeda. Por comentarios como esos ya no dan ganas de atender tus siguientes argumentos, por buenos que fueran.

  40. El ingenio de los mexicanos es más grande que cualquier muro por más grueso alto que construyan. Seguirán brincando ,por arriba o por abajo. Durmiendo el gato sale el ratón !!!!En cuanto al tratado es mejor cancelar que ceder,al cabo sólo hay que esperar a su caída, máximo 4 años o antes!!!

  41. Este es el mejor análisis que he leído de acciones concretas para enfrentar al gobierno de Donald Trump. Desafortunadamente, coincido con varios de los comentarios anteriores de que no se ve en la administración del Presidente Peña, y en el propio Presidente, el valor y arrojo político para enfrentar a Trump. Ojala lo hiciera, por el bien del país y de todos los mexicanos.

  42. Recuerdo que EU le tiene panico a que su papel moneda no sea aceptado como moneda de intercambio ( el ejemplo de Gadafi ) y que Mexico siempre ha tenido la opcion de cambiar su moneda a Plata independisandose del papel basura de EU. Seria esta una Buena opcion hoy en dia ?

  43. Ni Estados Unidos ni algún otro país deben estar obligados a recibir migrantes, si no quieren
    Es buena la estrategia que describe este artículo, pero el articulo evade el tema de respetar el derecho legítimo de los Estados Unidos de no recibir mexicanos
    Veo reprobable que haya antimexicanismo en EEUU pero los mexicanos tenemos gran parte de esa responsabilidad y solo cuando nos señalan nos acordamos que debe respetarse al ser humano
    El respeto inicia desde saber que no debemos entrar sin permiso a una casa en la que no fuimos invitados, y si los mexicanos no respetan los EEUU están en su legítimo derecho de volverse antimexicanos y de votar por un candidato antimexicano.
    ¿Yo pro EEUU? ¿por que no señalan de pro EEUU a los migrantes que se van de arrimados ?

  44. el Gobierno de Mexico no tiene ninguna arma para negociar con el Gobierno Norteamericano, dado que es uno corrupto. El gobierno de Obama ya envio un mensaje claro y directo a EPN y al PRI a traves de su DoJ al multar al HSBC con 1,900 millones de usd por lavar de dinero de politicos mexicanos. Del mismo modo le hizo saber que se limitara en sus actos de corrupcion a empresas norteamericanas como Walmart, Dell y otras. Lo que seria un gran apoyo para la democracia y la sociedad civil de Mexico, es que Trump destapara el saqueo que hacen los politicos mexicanos del erario de la nacion, pero eso nunca va a suceder. ¿Cual es la fortuna personal del Chapo?, ¿que hacen dos paises con las fortunas de los delincuentes?. Tambien. ¿porque creen que EPN fue uno de los primeros personajes en contactar a Trump?, ¿ustedes saben que hace una nacion cuando descubre lavado de dinero en su territorio proveniente de otro pais?. Tal vez exista una luz al final del tunel, pero lo terrible es que la Union Europea no ha hecho lo propio, que es cuestionar la corrupcion de empresas españolas que lavan dinero mexicano, y la prueba esta que, ¿como fue posible que no se juzgara en su momento a Moreira como el delincuente que es, en suelo europeo?.

  45. cuando Castañeda dice “no quisimos”, “no pudimos”, no se refiere a nostros, se refiere a Peña, es el que no pudo, no quiso

  46. Lo interesante de todas estas colaboraciones, es que buscan recintos de visiones más objetivas de lo que le sucede al país con motivo de el acceso de Donald Trump a la presidencia de los E.U. Me disculpo de antemano por lo que voy a decir, pero parece que la nave hace agua por todos lados y del mismo modo los marinos tratan de achicar del mismo modo, pero es irremediable, la nave está escorando y no hay manera de detener el proceso. En términos menos marineros hay que decir que lo que sucede era inevitable, los políticos y sus secuaces de la IP y de la delincuencia organizada, creyeron que podían llevar a un país por las alamedas de la historia, perennemente, haciendo alarde sus atrocidades.Es bien claro ahora, que hay caminos por los que México debía de haber estado transitando desde hace por lo menos 6 o 7 decenios, pero aquellas pandillas de corte arcaico prefirieron seguir avasallando a los esclavos y decidieron convertirlos en galeotes de una nave que navegara sólo para ellos…a ningún lado, porque no tienen adonde ir, el mundo es ahora más pequeño– y así es que, inclusive por los medios mas inconfesables,continuaron haciendo de la nación y sus ciudadanos, patrimonio personal, inclusive han tenido sueños aristocráticos y han creído estar construyendo linajes: los políticos que convierten y heredan a sus hijos y parientes–esposas(os), hermanos, primos, tíos, etc– la propiedad de la política, los colocan como diputados,presidentes municipales, senadores, gobernadores.Pero esas clases aristocráticas que han secuestrado al poder por medio de la ley electoral y otras similares, no han entendido que el camino de una nación es convertirla en una nación poderosa, creando el progreso y el bienestar para sus gobernados. Tampoco entienden ni quieren entender que la nación no es su patrimonio familiar. Tampoco entienden que ha llegado el momento de que México cambie radicalmente y si quiere superar la actual circunstancia, tiene que empezar a transitar por el camino del esfuerzo y la inteligencia. Trump considera que tanto nuestros gobernantes como nuestros ciudadanos somos todos imbéciles -como los que lo eligieron a él–, y no es así, deseamos y merecemos transitar por los caminos del progreso y eso significa empezar a recorrer un camino que solamente de manera perversa los políticos han pretendido que estamos recorriendo, pero solamente ha sido una deliberada simulación…A los colaboradores de esta revista les digo que ya no parezcan gallinas asustadas por la llegada del chacal…hay que hacer lo que corresponda para apoyar a los caídos en desgracia y no promover apoyos a planes que tratan de salvar el mundo que construyeron los políticos para beneficio de sus dinastías rateras,el mundo que las pandillas de políticos, miembros de la IP y delincuentes, está tocando a su fin, a no ser que consigan engañar a los ciudadanos una vez más, hay que dirigir los pasos de la nación por los caminos del progreso general: alimentación, salud, educación–pero no la de la Reforma Educativa–, vivienda, vestido y todo ello ha de conducir a la construcción de un capitalismo que ningún conductor de reality show nos va a venir a destrozar.

  47. ¿Y si simplemente comenzamos a negociar abrir los puertos a embarcaciones militares rusas y chinas?

  48. Porque se van Mexicanos a USA ,por la corrupción de alcaldes y gobernadores que se roban los presupuestos para los pueblos y por los bajos salarios y falta de trabajo y ese PEÑA NIETO no lo ve.