Gabriela Ortiz Torres nació con la música, nació en la música. Hija de dos ex integrantes del legendario grupo Los Folcloristas (Rubén Ortiz y María Elena Torres). Creció en un ambiente musical por antonomasia, aunque no sólo escuchaba folclor mexicano y latinoamericano, sino también rock, jazz y música de concierto.

Desde muy pequeña aprendió a tocar la guitarra y al ver su facilidad musical, sus padres la inscribieron en clases particulares de piano, algo en lo que avanzó con natural rapidez. A los 15 años, descubrió que podía componer y que su vida debería estar consagrada a la música.

Nacida en la Ciudad de México en 1964, fue alumna del compositor Mario Lavista en el Conservatorio Nacional y de Federico Ibarra en la Escuela Nacional de Música. En 1990, fue becada para estudiar con Robert Saxton, en la Guildhall School of Music and Drama de Inglaterra, país en el que poco después estudió composición de música electroacústica, con el maestro Simon Emerson, en The City University de Londres.

La música de Ortiz Torres combina elementos tradicionales con sonidos de vanguardia, con lo que consigue una vibrante y expresiva síntesis musical. A menudo añade ritmos y armonías provenientes del jazz, con lo que logra una sofisticación que le ha dado fama mundial y la ha convertido en una de las compositoras más importantes de México.

Entre sus trabajos más recientes se encuentran su video-ópera Unicamente la verdad, obra compuesta para la Ópera de Long Beach, así como la pieza Altar de piedra, para tres percusionistas, timbal y orquesta; Zócalo-Bastilla, para violín, percusión y orquesta; Altar de muertos (cuarteto para cuerdas encargado por el Kronos Quartet) y Seis piezas a Violeta (compuesto específicamente para el Cuarteto Latinoamericano).

Con múltiples premios en su haber en varias partes del mundo, Gabriela Ortiz Torres ha sido recientemente galardonada por el gobierno de México con el Premio Nacional de Artes y Literatura.

slide-gabrielaortiz