En abril de 1815 hizo erupción el Monte Tambora en Indonesia: el más grande evento volcánico de que haya registro. La explosión produjo un invierno volcánico global y el año siguiente fue conocido como “el año sin verano”. Tal “invierno” en ese 1816 le dio al poeta Li Yuyang, en la provincia china de Yunán (a 1,500 kilómetros del lugar de la erupción) la escritura de un poema donde habla desoladamente de un otoño lluvioso con magras cosechas. A 5,500 kilómetros de la erupción, en Chichester, Inglaterra, en la atmósfera los altos niveles de aerosol y ceniza volcánica que dieron lugar a vibrantes atardeceres, inspiraron las obras del pintor J.M.W. Turner. Y a 4,800 kilómetros de la erupción, cerca del Lago de Ginebra, las frías lluvias obligan a que ese verano se la pasen encerrados Percy Bysshe Shelley, Mary Godwin (pronto, Mary Shelley), Lord Byron y otros amigos. Para pasar el tiempo organizan un concurso a ver quién logra el mejor cuento de espantos. Byron escribe un poema pionero de historias de vampiros, y Mary Shelley escribe Frankenstein.

Fuente: Lapham’s Quarterly, verano 2016.

02-invierno