La elección estadunidense del 8 de noviembre dejó al mundo sorprendido ¿Cómo ganó Trump? Muchos analistas políticos, incluyéndome, quedaron lejos de una opinión atinada. Ahora, con un poco de tiempo para reflejar, presento los siguientes puntos para reflexionar cómo se dio esta “revolución” en los Estados Unidos. 

1. La elección fue entre clases sociales, no minorías y mayorías

El voto que le dio la elección a Trump fue el del llamado “rust belt” comprendido por los estados de Wisconsin, Michigan y Pennsylvania que, según encuestas, eran “seguros” para el partido demócrata. En todos esos estados Bernie Sanders logró una inercia importante en la primaria democrática con un discurso muy parecido al de Donald Trump: el de proteger a los trabajadores americanos de los tratados de comercio internacional, principalmente el TLCAN (NAFTA) y el TPP.

Entre estos trabajadores se localizó mucho del “voto escondido” del republicano. Quizás les daba pena admitir su preferencia en un estado tradicionalmente demócrata. Trump le habló a la mayoría que se sentía minoría, empoderó al trabajador americano y lo hizo enfocar su enojo hacia Washington.

Si bien todos los “expertos” opinamos que Hillary Clinton había arrasado los debates, al parecer esos breves momentos de lucidez del candidato republicano condenando a los tratados de libre comercio y la migración de empresas americanas al extranjero fue todo lo que necesito para ganar.

lecciones

2. La proyección del poder

Si bien uno de los atributos más apreciados del Presidente Obama ha sido su autocrítica y su restricción al uso del poder militar estadunidense, Trump hizo que sus seguidores se volvieran a sentir poderosos. ¿Por qué el fuerte no ha de serlo? El poder es fuente de la autoestima, y la autoestima da seguridad. Trump logró que gran parte de los estadunidenses se sintieran, sin apologías, seguros y poderosos. 

3. No sabemos escuchar

No es que las encuestas mintieran, es que no sabían preguntar. Yo fui de las personas que descalificaron las encuestas en línea post debate, ¿por qué he de contemplarlas? si no son rigurosas. Resulta que no. Al parecer, más que preguntar, hay que escuchar conversaciones. Gracias a la digitalización el ser humano está pensando de manera distinta, sería ingenuo no adaptar nuestros métodos de investigación

4. Ya desvaneció la culpabilidad generacional.

El odio estadunidense en esta elección, y el británico en el Brexit, son indicadores de un nuevo nacionalismo entre países colonizadores. La culpabilidad del colonizador, al parecer, ya es cosa del pasado. El discurso “nosotros vs ellos”, que antes era inimaginable, es ahora un arma de la derecha mainstream y  no sólo de los partidos radicales. Al parecer funciona muy bien.

 

Roberto Morris

Maestro en Políticas públicas por la London School of Economics and Political Science. Es socio de Strategic Affaris, consultoria de Asuntos Públicos y de comunicación política y corporativa.
Twitter: @robertomorris

 

Un comentario en “Lecciones y reflexiones sobre la elección estadunidense

  1. Todo es una farsa! Los ciudadanos no eligen nada, los tiranos – que ya se han asentado en el poder- eligen a quien les da la gana y organizan circos mediáticos como experimentos sociales. Obama no fue un santo, no olvidemos que bajo su mandato se llevo a cabo la guerra de Siria, Yemen, Irak y se termino de gestar la proxima contra Irán. Todo bajo el silencio absoluto de la prensa. Como dije al principio ” Todo es una Farsa”