Dice la revista francesa Les Inrocks que el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura a Robert Allen Zimmerman, mundialmente conocido como Bob Dylan, resulta tan restallante como lo fue la aparición de su composición “Like a Rolling Stone” en las radios del mundo, en 1965.

No le falta razón. Aunque muchos puristas ya están poniendo el grito en el cielo, ante lo que consideran un crimen de lesa literatura por parte de los jurados del Nobel, me parece refrescante que el galardón haya sido concedido a un poeta a la vez popular y hermético, cuyas letras resultan muchas veces intrincadas y llenas de riqueza lírica; un bardo del folk, el blues y el rock que cambió la manera de escribir canciones y de decir las cosas; un revolucionario de la escritura trovadoresca; un juglar de la segunda mitad del siglo pasado y lo que llevamos de este.

dylan-1

Nacido en Duluth, Minnesota, en 1941, Dylan ha creado una vasta obra como heredero temprano de Woody Guthrie, pero con una evolución que ha ido acorde con los cambios que han sufrido su país y el mundo a partir de los años sesenta y hasta la fecha.

Se dice que el autor de temas como “All Along the Watchtower”, “Don’t Think Twice Is Alright”, “Mr. Tambourine Man” o “Forever Young” no es un escritor en el más estricto sentido de la palabra. Quienes lo desprecian lo consideran si acaso un cancionero o un escribidor de letras para música. No lo comparto: creo que Dylan es mucho más que eso y para comprobarlo basta con adentrarse en su escritura, a la que –es cierto– dio la forma de canciones. Hay ahí un gran manejo de la palabra en lengua inglesa, una formulación fascinante de imágenes y metáforas, muchas de ellas complicadas y de difícil traducción. Hay también una gran belleza formal y una profundidad que exige dos o tres o diez o más lecturas.

Desde sus canciones de protesta (“The Times They Are A-Changin”, “Masters of War”, “Blowin in the Wind”, “A Hard Rain’s A-Gonna Fall”) o sus piezas amorosas (“Just Like a Woman”, “I Want You”, “You’re a Big Girl Now”), hasta sus composiciones más introspectivas y personales (“Tangled Up in Blue”, “Simple Twist of Fate”, “Shelter from the Storm”) o esos monumentales poemas musicalizados que son “Visions of Johanna”, “Desolation Row” y, por supuesto, “Like a Rolling Stone”, todo ello (y mucho más) confirma que la decisión de los jurados del Nobel no ha sido en absoluto errada.

 

25 comentarios en “¿Merece Bob Dylan el Nobel de Literatura?

  1. Señor Hugo García Michel: Por supuesto que la decisión del jurado del Nobel fue errada. No se regatean méritos musicales a Bob Dylan, pero eso de darle carácter de literatura por parte del jurado es una tontería mayúscula. En cualquiera de sus canciones de Dylan , no cabe la profundidad, análisis, crítica, belleza, reflexión que hay en las diversas obras magnas de la literatura. Además, en la música, y en las canciones de Dylan en la mayoría de las veces se trata de hacer que encaje la letra con la música y el ritmo, lo cual ya es un condicionante, condicionante que da como resultado cualquier cosa salvo la alta literatura que se quiere premiar. Por supuesto, está el cruel simbolismo. Ahora resulta que “like a Rolling Stone” es un mejor poema que “Ajedrez” de Borges. Cierto que el Nobel se otorga por la obra completa, pero entonces esto lleva a pensar que “Mr Tambourine man” es una dizque “mejor obra literaria” que “Guerra y paz”, mejor que “la Metamorfosis”; y que “Archipiélago Gulag” o “El primer círculo” están apenas al nivel de la “poesía Nobel” de Dylan. Este artículo que usted escribe, al final de cuentas celebrando el galardón a Dylan, está de alguna manera en absoluta contradicción con sus tuits que escribió acerca de Joan Sebastián. Tendría que empezar a concederle a este fallecido músico, también el título de “escritor”, y eso sí, de reconocerle la denominación de “poeta del pueblo” y poeta de alto nivel. Merecería Joan Sebastián al menos, un estudio o análisis para determinar qué tan buen escritor fue, estudio o análisis de los que usted tal vez debería participar ¿ A poco el dizque “poema” llamado “the times they are a-changin” es comparable a “Don Juan Tenorio”?, ¿”El cuervo” apenas y está al nivel literario de “Blowin´ in the wind? (Cierto que en siglo XIX no se otorgaba el Nobel pero eso impulsa a pensar a mucha gente que no tiene muchos elementos de literatura.) No nos autoengañemos. El galardón no lo merecía Dylan. Así, se le podría otorgar el año que viene el Nobel de Literatura a E L James, autora entre otros, de “Fifty shades of grey”, por su contribución al erotismo, digna heredera del Márques de Sade. Y no me mueve el conservadurismo y el poco criterio, ni la cerrazón del necio. He leído las letras de las canciones de Dylan, y son muy interesantes; pero el hecho de darles el carácter de literatura y ahora de Premio Nobel de Literatura es un disparate.

    • No. Juzgo es correcta la decisión. La disfruto mucho y le da aires frescos al nobel de literatura. Para mi es excelente… Saludos

      • Seguramente tienes un escritorio aburguesado, con lampara color verde y tapiz del tono, pero eso no es la vida, recuerda que la vida está afuera, en la calle y no en envases estrechos que se colocan en repisas muertas…¿en donde creciste?

    • Todos los que cuestionan los posibles méritos del recién premiado, lo hacen no sin antes (para pasar por profundos pseudo conocedores de su obra) aclarar que “no le escatiman su talento y aporte blah blah”. E invariablemente, lanzan al aire nombres consagrados para, por supuesto, pasar por eruditos (Tolstoi, Proust, Chéjov Kafka, Borges….ufff! Las grandes ligas de los injustamente despojados) rasgándose las vestiduras:”N quiero ni imaginar que alguno de ellos levantara la cabeza y se enterara a QUIÉN fue a parar el galardón éste año…”. Sacrilegio total. Qué nos depara el futuro.
      Cuando en algún deporte decimos “tal o cual equipo merecía ganar” damos por hecho que hubo un contundente e inobjetable ganador (de acuerdo a reglas preestablecidas que todos aceptan).
      Pero tratándose de Literatura, es absolutamente tramposo comparar a nadie con nadie por supuesto “merecimientos”.Pues es más que evidente que son criterios, gustos, fobias, filias, lo que está en juego.
      Yo le aconsejaría al detractor del premio, que ignore año con año a quienes se les otorga (puesto que está más que probada la incompetencia de los jueces). E instaure su propio premio/certamen. Y le haga así justicia a los “eternos candidatos al Nobel”. Yo igual, celebraré cada uno de sus veredictos pues en la Literatura, afortunadamente, cabemos todos.

    • No, cómo a Joan Sebastian; eso si es insultante… No cabe esa comparación… Si lo que usted quiere decir es que existen mejores representantes literarios, llámese novelistas, poetas, dramaturgos, ensaysitas o incluso periodistas, podrá usted tener razón… Sí seguimos esa tendencia de recorrer géneros literarios encontraremos a este hombre que ha retratado con sus líricas a la generación que vivió las cuatro últimas décadas del siglo anterior y sigue vigente en este.

    • En qué momento el autor de la nota establece comparación alguna entre alguna canción de Dylan, y las obras literarias que Usted cita? En ninguno. Joan Sebastián? Por Dios! Fifty shades of Grey? El disparate aquí, son las comparaciones que Usted establece.

    • Yo lo invito a leer Dylan’s Visions of sin del gran crítico Christopher Ricks. En este libro usted encontrará el por qué las letras de Dylan son consideradas literatura, gran literatura.

  2. Si la gran literatura no va a los individuos comunes y habla de los individuos comunes, entonces se convierte en documento para “mentes privilegiadas”, momias literarias. Fernando Gomez es un individuos tieso del espíritu, con una vida sin significados…nada más que trozos de idioma bien escritos. La literatura habla de la vida, es una representación de la vida y no de posibles perfecciones lingüísticas, de acuerdo en que la perfección en el uso de una lengua es un merito, pero para que sirve…¿usted habla como escribe? entonces todo el tiempo está dando cátedra y debe de ser aburrida la vida con usted…

  3. La decisión del jurado del Nobel de literatura es totalmente correcta
    Hay que disfrutarlo como nada en el mundo
    Saludos

  4. El impacto de las letras en una generación como ocurrió con Dylan, algo más allá de un simple cancionero lo ponen en un nivel comparativo con cualquier organización se ideas llámese poesía, cuento, novela o ensayo or mencionar algunas de ellas…las palabras sin el contexto son ideas sueltas y en más de una ocasión destinada a un público selecto y exclusivista…bien por el juglar del siglo XX

  5. No soy fan de Bob Dylan, no es de mi generación, prefiero a John Lenon. No podía creer que un músico cantante y compositor hubiera sido merecedor del Premio Nobel. Tengo que aceptar que es la era moderna, la literatura entiéndase libros quedó atrás. Pensaba en Murakami que espera y espera…es difícil aceptar que el premio más importante de literatura se otorgue a este tipo de personajes.

    • Así es, en todo caso que instauren el Nobel de música, no soy fan de Dylan, ni de Lennon, pero ninguna canción del primero se compara con Imagina de Lennon

  6. Todo mundo se ha vuelto loco con los nobel . No es para menos, lo primero que viene a mi mente es una pregunta ¿En que radica la posibilidad de ganar o no un nobel ? en este caso de literatura, sucede que Dylan bien lo merece , pero ¿porque ahora ? ¿porque no hace 20 o 30 años’? sera pues que los premios nobel ya no son mas que una forma de darle legitimidad al conocimiento o poder de ciertos personajes, porque Obama gano un de paz, …

  7. Pues triste pero cierto. Los que “celebran” el otorgamiento del Nobel a Dylan, ya forman parte de la llamada “civilización del espectáculo”, libro (no cancioncilla) de Vargas Llosa, enorme reflexión del autor peruano-español ( no autoengaño y mucho menos disfraz de alta literatura), en el que señala básicamente que en estos tiempos mediáticos, ya a cualquier manifestación popular cultural (como las canciones de Dylan) se le quiere poner al nivel de las máximas obras artísticas de la historia de la humanidad, lo cual es una aberración. Y si Las canciones de Dylan resultan obras de arte comparables a las máximas obras literarias, que es lo que dice el galardón, entonces cualquier tontería será una “hazaña” de la creación artística. Tolstoi en todas sus obras, mantuvo un elevadísimo nivel literario, por citar un ejemplo; y la dizque “obra literaria” de Dylan ni alcanza para aplicarle el mismo criterio que al mencionado Tolstoi, empezando porque todo lo que ha “escrito” Dylan cabe……en mucho menos del 10% del contenido total de “Guerra y paz”. Tan sólo las notas explicativas al final de “Guerra y paz” en la edición de Oxford World´s Classics tienen más contenido que el librillo de Dylan llamado “Chronicles”. Seamos francos, las letras de las canciones de Dylan no alcanzan para hacer una comparación con los grandes de la literatura, ya que, al resultar muy poco material, al ser una pobreza de cantidad comparada con las más diversas novelas excelsas que se han escrito, al tener una limitante consustancial a su carácter de composición musical, que tienden a ser breves piezas musicales, no alcanza para elevar dichas letras de Dylan a la categoría de alta literatura. Tampoco pido el Nobel para este músico, pero incluso si de letras hablamos, Silvio Rodríguez es mejor que Dylan en letras.

  8. Los poemas homéricos parecen ausentes de la intelectualidad de Nexos. Es quizás porque se trata de los SNOB que denunció Nicolás Alvarado. Porque Dylan no es Juan Gabriel, ni la UNAM es el futuro.

  9. Espero que se tome en cuenta la capacidad de transmitir por un lado y sentir por el otro y viceversa, esa sensación humana que bien nos hace falta a lo largo de toda nuestra vida y que si lo logra el señor Dylan que sea bienvenido a nuestro ser. El premio por un lado me hace ver como se abre una brecha hacia otras manifestaciones culturales restándole esa “rigidez” al método de selección al galardón.

  10. Literatura no es sóla la prosa o la novela. El reconocimiento a Dylan es el reconocimiento a un gran poeta trovador, que encaja perfectamente con una tradición de siglos. Que si algunos les gusta más Silvio Rodríguez, Caetano Veloso, Serrat, o Violeta Parra, muy bien. Pero es un reconocimiento también a ellos. Sí, son canciones, pero no toda la poesía debe ser “Muerte sin fin”. Agrego lo siguiente: no será la primera vez que se premia a un gran trovador. A principios del siglo XX se premió al quizás más cantado y más popular de todos los poetas: Rabindranath Tagore. Hasta la fecha, se siguen cantando sus canciones en su lengua bengalí.

  11. El premio lo dice claro: Nobel de literatura, no de música, entonces en todo caso hay que ir pensando en Joan Manuel Serrat, Pablo Milanes, Facundo Cabral, etc por qué letras difíciles de entender cualquiera las escribe hasta Arjona vamos, pero eso no quiere decir que sea poesía o será que como las escribió en ingles tienen más valor que las que han sido escritas en español? En fin, si le dieron a Obama el de La Paz, no nos extrañe que ya estén considerando a Calderón para el próximo año o a Putin, o a Kim Jon-un que ya nada nos extrañe, ah y que le den el Grammy a Murakami y así todos felices

  12. Para criticar el otorgamiento del Nobel a Bob Dylan, hay que aceptar que no sólo la novela es literatura, también lo es la poesía. En ese sentido es necesario reconocer los nexos entre la producción de Dylan y su herencia de los poetas de lengua inglesa: E.E. Cumings, Ezra Pound, T.S.Elliot, W.B. Yeats, Walace Stevens, William Carlos Williams. Si no se le ha leido y disfrutado, tampoco se puede entender la importancia de la poesia implicita en la canciones de Bob Dylan.No hay posibles comparaciones entre las obras de grandes creadores, cada uno es magistral en su propio estilo, de ese modo Dylan es un creador de expresiones poeticas y no un simple cancionero, como pretende presentarlo Fernando Gómez. Esto es sólo una muestra, ¿el Pedro Paramo de Rulfo tiene 80 capítulos? :
    Mira,
    lo que suele llamarse novedad,
    no vas a encontrarlo si no es
    en los poemas que se menospreciaron.
    Es difícil
    obtener novedades de los poemas
    y sin embargo cada día los hombres
    mueren miserablemente
    por carecer
    de eso que está ahí.
    Escuchame,
    que a mí también me preocupa
    y a cualquier hombre
    que quiera morirse en su cama
    y en paz.

  13. Sólo para completar el comentario del lenguaje poético de Bob Dylan, les dejo este breve trozo de E.E. Cummings:
    ya que sentir está primero
    quien alguna atención preste
    a la sintaxis de las cosas
    no te besará nunca por completo

    Varios de los poetas de lengua inglesa firmarían gustosos algunas de las letras de Robert Allen Zimmerman

    • Qué pasó, Luis! Hay una razón muy precisa por la que e.e. cummings escribía las iniciales de su nombre con MINUSCULAS. No inventes.

  14. Me parece un premio bien otorgado a la poética de Bob Dylan no es un creador de espectáculos que tanto gusta a esta época como manifestaciones artísticas y la cantidad de obra nunca ha sido el parámetro para la calidad. Ya fue mencionado Juan Rulfo con solo dos libros a dejado una huella indeleble.

  15. El que Dylan dizque tenga nexos con los anteriores escritores/poetas mencionados, no lo convierte en automático en el igual de esas luminarias de las letras mundiales, mucho menos en su “heredero”. Las poesías de los anteriormente escritores/poetas mencionados, mueven a la más alta reflexión, a la profundidad de la vida, entre otros innumerables tópicos, los cuales, superan por mucho lo “escrito” por Dylan, aún y cuando éste trate de emularlos, y/o se sienta emparentado con ellos. Uno de los aspectos básicos y fundamentales, es que lo que “escribe” Dylan es para su música, y lo cual ya da otra dimensión diferente a lo que se conoce como literatura. Ahora, suponiendo sin conceder que lo de Dylan es literatura, aún y así queda muy abajo de los más altos estándares de ese tipo de “literatura”. Basta echar un vistazo a los textos de las descomunales y eternas óperas de Wagner, como “el Anillo del Nibelungo”, para darse cuenta que lo de Dylan y su supuesta “literatura” son puros chistoretes.

  16. Mi respuesta a este interesante artículo de NEXOS:

    Soy un “Baby Boomer” que creció con Bob Dylan, a la vez soy un apasionado de las letras; creo que el tema de Bob Dylan en cuanto a su creatividad poética, literaria, musical, no tiene discusión; sin embargo considero que en la lista había escritores del género del libro que deberían haber sido considerados antes que Bob Dylan.

    … Y si la academia abre nuevos caminos, luego entonces tendría que crear un nuevo Premio Nobel para motivar, reconocer a estos modernos juglares y que existen por decenas, poetas de la música; en el mundo (John Lenon) y por supuesto en México tenemos varios que llenarían páginas de un libro con sus letras poéticas y románticas.

    Los invito a ver la película PASION por las letras, misma que se acaba de estrenar, ahí vemos de lo que se trata la creación literaria en el género del libro.

    Cordialmente

    Carlos Vargas
    Admirador de la música, de Bob Dylan y apasionado por el papel, la tinta que conforman a nuestro gran amigo EL LIBRO.