Atravesando el puente peatonal, frente a Perisur, hay una hilera de puestos de quesadillas que tiene de largo casi lo mismo que el conocido centro comercial. A mi parecer, no se come tanto peor en esos puestos que en el food court de Perisur, pero bien o mal lo cierto es que allí se paga menos.

01-bigmac

Ilustración: Patricio Betteo

Imagino que los enemigos del comercio informal echarán el grito al cielo ante aquella serpentina de fritanga: alegarán que los taqueros no pagan renta ni impuestos y que por eso son competencia desleal para Perisur, además de verse feos y tener poco acceso a tomas de agua para la higiene. Todos conocemos esa perorata que suena siempre razonable. Pero hay un detalle que quizá no esté siendo considerado por los modernos extirpadores de la informalidad, y es que a los empleados de Perisur no les alcanza para comer en los food court

Verdad que habrá más de un consumidor que se echará un taco de arroz con huevo duro para paliar el hambre y entrar a comprar en Perisur con el estómago lleno. Pero aún así, la relación entre Perisur y los fritangueros que tiene enfrente es de interdependencia y no únicamente de competencia.

En un artículo reciente el Financial Times presenta un mapamundi que muestra gráficamente el llamado “Índice Big Mac/Salario Mínimo”. Se trata de un indicador que señala cuántos minutos de salario mínimo se requieren para comprar una Big Mac. El indicador tiene su chiste. En Dinamarca, por ejemplo, un empleado puede comprarse una Big Mac con 16 minutos de trabajo, mientras que en el Reino Unido, con su nueva alza al salario mínimo, se requirirán 18 minutos de trabajo poder comprarse la hamburguesa. 

De los países plasmados en la gráfica, México tiene el coeficiente Big Mac más bajo: acá se requieren 280 minutotes de salario mínimo para ganarse una Big Mac —frente a 162 minutos en Brasil y 56 minutos en Beijing, por ejemplo—. En México hay que trabajar casi cinco horas a salario mínimo para comprarse una. No es de extrañar que los grandes negocios como Perisur cuenten con que sus empleados “crucen el puente” cada que les ruja la panza. Aunque su personal gane por arriba del mínimo, los sueldos gravitan hacia allá.

Por eso cualquier argumento que se oriente a la extirpación del comercio informal resulta incompleto y está destinado a usos políticos restringidos, dejando siempre incólume la raíz sistémica del asunto. Por eso, también, en lugar de ensañarse contra la informalidad la opinión pública tendría que orientarse a la mejora del salario y a buscar también apoyo condicionado y regulación ordenada del comercio informal.

La defensa del salario es, entonces, fundamental, pero para conseguirla necesitamos nuevos sindicalismos y nuevas formas de regular capitales. Se requieren organizaciones que hagan suya la crítica fundamentada de los viejos sindicatos —basados en estrategias de intermediación y reglamentación que llevan a la burocratización, al caciquismo y a la corrupción—. Los nuevos sindicatos tendrán que centrarse a la vez en la procuración de la dignidad salarial y en la sostenibilidad del negocio.

Esta dupla —dignidad/sostenibilidad— es bien diferente de la que ha reinado desde la transición neoliberal, y que ha hecho de la “libre competencia” el único factor que justifica los niveles de remuneración. Ha sido honrando a la Diosa de la Libre Competencia que se legitiman aquellas bonificaciones repugnantemente elevadas de ejecutivos y políticos, y es el mismo culto el que justifica salarios de hambre de las maquilas. El director ejecutivo de Lehman Brothers, Robert Fuld, recibió bonificaciones de arriba de 60 millones de dólares anuales entre 2000 y 2008. Fuld, por su parte, hundió esa empresa centenaria. Mientras tanto, las trabajadoras textileras de Bangladesh ganaban el equivalente a 630 pesos al mes cosiendo ropa de marca y trabajando entre 14 y 16 horas diarias.

A la Diosa de la Libre Competencia lo digno la tiene sin cuidado, tampoco le importa lo sustentable. Por eso Lehman tronó: como Cronos, sus ejecutivos acabaron por devorar a sus propios hijos. Y si seguimos en ese culto la espiral de salarios descendiente seguirá: cuando suban los sueldos en China los capitales migrarán a África; y cuando suban en África la robotización se encargará de volverlos a deprimir.

Aun con aquello, el viejo sindicalismo no será rescatable, no sólo por su esclerosis burocrática sino también por su insuficiente compromiso con la sostenibilidad. Así, sindicatos como el de Pemex, que defendieron bastante la dignidad del trabajador, hicieron bien poco por la sostenibilidad de la empresa ni se preocuparon por su huella en el medio ambiente. Hoy como ayer, el mundo necesita un sindicalismo que luche contra las condiciones desenfrenadas de la competencia mundial, sólo que el sindicalismo que requerimos tendrá que rechazar la burocratización y la corrupción, y garantizar democracia y eficiencia en su funcionamiento interior para con ellas luchar por sueldos dignos y empresas sostenibles.

 

Claudio Lomnitz
Profesor de antropología de la Universidad de Columbia. Su libro más reciente es El regreso del camarada Ricardo Flores Magón.

 

3 comentarios en “De Big Macs y nuevos sindicalismos

  1. Es mas fácil que la Diosa de la Libre Competencia le tome cuidado a los salarios dignos y le tome importancia a la sustentabilidad (sea por interés o por cualquier razón económica), que el líder y/o su cuadrilla de cualquier sindicato actual y futuro, logre “rechazar la burocratización y la corrupción, y garantizar democracia y eficiencia en su funcionamiento interior para con ellas luchar por sueldos dignos y empresas sostenibles.

    • En los últimos meses en el congreso se dio una propuesta paera transparentar los recursos de los sindicatos, pero el PRI se opuso. Al pri le convienen los sindicatos manipulables que mantengan oprimidos a los trabajadores, en lugar de verdaderos sindicatos que velen por sus derechos.

  2. Pues sí sería bueno, pero suena más utópico que el marxismo y el cristianismo. Se requiere otra mentalidad.