02-elecciones

Las elecciones son:

• Construcción civilizatoria
• La única fórmula pacífica y participativa para dotarse de gobiernos legítimos
• Competitivas, desde hace apenas pocos años
• Irremplazables
• Insípidas, para quienes piensan que “todos son lo mismo”
• Para arribar a los ejecutivos o tener presencia en los congresos o mantener vivo el registro o para despedirse
• Generadoras de redes sociales
• Espacio para intercambios asimétricos, clientelares
• Madre de un torrente de spots
• Momento para las proclamas, promesas, ofertas de un mundo mejor
• Tiempo de debate, descalificaciones, ofensas
• Esperanza para algunos, rutina para otros, hartazgo para los de más allá
• Buena costumbre
• Procedimiento barroco, entre nosotros
• Arena para la convivencia y competencia de la diversidad
• El menos malo de los métodos para construir gobiernos
• Dique contra las asonadas, golpes de Estado, revoluciones
• Rutina con alto significado
• Escuela de urbanidad
• Colegio de demagogia
• Academia de artes y oficios
• Verdades y mentiras entrelazadas
• Cita que se cumple con precisión
• Periodo excepcional para conocer diagnósticos y propuestas, dicen los libros de texto
• Succionadoras de dinero público y privado
• Plataforma de lanzamiento al estrellato
• Evento al que concurren más ciudadanos que a ningún otro
• Más de 80 millones de potenciales votantes
• 150 mil casillas por lo menos
• 600 mil funcionarios de mesas directivas que son ciudadanos como usted y yo
• Termómetro inmejorable de los humores públicos
• Auténticas
• Circo, maroma y teatro
• Espejo de lo que somos
• Vacuna contra la violencia
• Espectáculo sobresaliente para los que saben ver
• Domadoras de pasiones
• Multiplicadoras de intereses
• Coliseo para la pluralidad de opciones
• De todos
• Igualadoras: millonarios y pobres, alfabetos y analfabetas, hombres y mujeres, trabajadores y güevones, valen lo mismo
• Carnaval cívico
• Baile de máscaras
• Odiosas para quienes abominan de los partidos, los políticos, la política
• Veneno para los autoritarios
• Señera receta que permite el cambio de gobierno sin derramamiento de sangre, Popper dixit
• Condición necesaria —no suficiente— para hablar de democracia
• Derecho irrenunciable
• Boicoteadas por una minoría que se piensa a sí misma como “El pueblo”
• Muestras, de esa masa amorfa, contradictoria, oscilante, a la que llamamos ciudadanos.

 

José Woldenberg
Escritor y ensayista. Es autor de Nobleza obliga, Política y delito y delirio. La historia de tres secuestros y El desencanto, entre otros libros.

 

2 comentarios en “Las elecciones

  1. De acuerdo con respecto a la necesidad de las elecciones , sí es que queremos la democracia, el menos peor de los remedios para un mejor entorno donde vivir, pero en México nunca nos darán ni siquiera la posibilidad de construir un mejor país, sí no aplica de manera autentica la “Meritologia”. Entiendo que lo bueno de la democracia es que permite que lleguen a los puestos de elección popular, los mejores hombres y mujeres con los que se cuenta, en México los puestos se otorgan por dedaso, porque es el sucesor que más conviene al partido, por populismo, por dinero, para apoyar a los de partido que más han jalado parejo, etc. pero no son en su mayoría los mejores en nIngún aspecto ¡INDIGNANTE!

  2. México-Querétaro
    ELECCIONES 2015
    Las elecciones son necesarias para elegir a nuestros gobernantes democráticamente y transmitir el poder pacíficamente.
    ¿De qué otro modo podríamos hacerlo sin revoluciones ni dictaduras? Bien. Una sola pregunta a los sociólogos José Woldenberg y Efraín Mendoza.
    Yendo a votar, llegado el caso, ¿cómo decir no me gusta ningún candidato, no creo en ningún partido, este sistema político electoral está muy amañado y privatizado?
    Quiero votar pero no voto por esto.
    Creo en el proceso electoral pero este proceso electoral no me gusta. Por las razones que sean. ¿Cómo decir esto legalmente con consecuencias críticas legales democráticas?
    Yo no quiero boicotear las elecciones, esto somos, no me gusta, ¿cómo puedo decirlo y cómo puedo tratar de cambiarlo, señores Woldenberg y Mendoza?
    Gracias por su atención crítica. ¿Desvarío?
    C. Julio Figueroa, pasante muy pasado de sociología.
    Qro. Qro., domingo 24-V-2015. // Cel. 442-205-04-04.